Una mirada a las prácticas sostenibles de las empresas americanas

Las organizaciones asociadas al Consejo de Empresas Americanas (CEA) ya implementan estrategias basadas en el aprovechamiento de sus residuos, su próximo paso es minimizar los efectos de estos en el medio ambiente




La productividad sostenible se han vuelto un objetivo primordial en la agenda de las organizaciones y de los gobiernos. El Banco Mundial estima que, para el 2050, los desechos a nivel mundial crecerán un 70% y por ello los esfuerzos del sector privado se han enfocado en encontrar procesos que les permitan optimizar más los recursos naturales y aprovechar sus residuos de manufactura.


Con la Estrategia Nacional de Economía Circular que lanzó el Gobierno colombiano en 2018, se busca que las cadenas de producción y consumo transformen los ciclos de materiales, agua y energía en nuevos modelos de negocio. Por ello, las empresas se han enfocado en desarrollar actividades sostenibles y rentables con el aprovechamiento de los residuos y la generación de valor agregado en su cadena de suministros.


En línea con lo anterior, las empresas americanas ya implementan procesos exitosos que apuntan al aprovechamiento de residuos, y realizan investigación y desarrollos constantes para acelerar estas buenas prácticas. Un ejemplo de ello es Coca-cola, quienes con el objetivo de reducir el uso de plástico de las botellas que producen, hoy en día cuentan con un 25% de plástico reciclado (PET), y su objetivo es elevar ese porcentaje al 50% en dos años. Recientemente, han invertido alrededor de 180 millones en “eco-innovación” para liderar la transición hacia una economía circular. Con relación a las latas de 330ml estándar de aluminio, han aligerado los envases hasta 9.3 gr, ahorrando más de 20.000 toneladas de materia prima.


Asimismo, 3M ha implementado un modelo de gestión con base en innovación sostenible a nivel mundial, empleando prácticas de producción y criterios ambientales, tales como la adopción de las materias primas de menor toxicidad, productos biodegradables, envases potencialmente reciclables, entre otros. 3M recalca su compromiso en reducir el uso de plásticos elaborados a partir del petróleo, lo cual va en línea con su nueva meta para el 2025 de disminuir su dependencia de plásticos de origen fósil. Algunos productos como Scotch-Brite, Greener Clean y Non-Scratch están fabricados con un 75% de plástico reciclado y envueltos en envases hechos con materiales 100% reutilizados.


Por su parte, P&G busca incrementar el contenido reciclado (PCR), apostando por productos más concentrados y, fomentando el uso de materiales alternativos, esto evitará el uso de unas 300.000 toneladas de plástico virgen. Asimismo, trabajan constantemente en iniciativas que sean amigables con el planeta, logrando producir la primera botella de champú reciclable del mundo hecha con un 25 % de plástico reutilizado.


Y Mattel, la multinacional dueña de marcas de juguetes como Hot Wheels y Barbie, tiene un modelo circular de ciclo cerrado. Con su plan PlayBack, busca recuperar los materiales y reutilizarlos para nuevos juguetes, desarrollar otros productos plásticos y generar energía a partir de desechos.


La ONU calcula que este modelo puede reducir hasta un 99% de los desechos de algunos sectores industriales y un 99% de sus emisiones de gases de efecto invernadero, y es por ello que se ratifica que la economía circular se ha convertido en una necesidad que se traduce en eficiencia y productividad para las mismas empresas.


***


Sobre el CEA: El Consejo de Empresas Americana -CEA es una asociación que agrupa más de 110 empresas de capital mayoritariamente estadounidense establecidas en Colombia. Estas empresas representan 17 sectores de la economía, aportan aproximadamente el 7.3% del PIB y generan más de 100.000 empleos directos (más del 95% de los empleados son colombianos). 


2 visualizaciones0 comentarios